¿Qué actividades se realizaban en las villas romanas?

Villa rústica

Las villas romanas tienen su evolución tipológica en la Península Ibérica, mientras que las casas patio son propias de la arquitectura islámica, y fueron introducidas posteriormente en la Península. Ambas tienen características arquitectónicas diferentes, pero son similares en sus usos y funcionalidades. ¿Quiere saber más? Continúe leyendo a continuación.

La mayor parte de la población del Imperio Romano vivía en el campo. Las villas romanas eran rurales y la mayoría de ellas estaban destinadas a labores agrícolas, ganaderas o industriales, es decir, tenían fines económicos derivados de su uso agrícola. A los romanos les gustaba vivir en contacto con la naturaleza y no les importaba llevar una vida modesta en este sentido.

Los diferentes edificios que componen una Villa Romana se diseñaban según una tipología arquitectónica diferente, ya que cada uno de ellos estaba destinado a una actividad concreta: establo, cocina, casa de servicio o almacén, entre otros.

Los encargados de construir estas Villas Romanas utilizaban materiales que estaban a su alcance, pero que en muchos casos, eran poco resistentes. Entre ellos, podemos destacar la piedra, el adobe sin cocer o la tierra apisonada con cal. Lo importante era que estas construcciones fueran baratas, no daban tanta importancia a las cualidades estéticas. Sin embargo, en las zonas habitadas, utilizaban yeso y mármol para cubrir algunas de las partes más importantes y cal y arena para las menos importantes.

Villa romana de Bignor

Este artículo necesita citas adicionales para su verificación. Por favor, ayude a mejorar este artículo añadiendo citas de fuentes fiables. El material sin fuente puede ser cuestionado y eliminado.Buscar fuentes:  “Villa romana” – noticias – periódicos – libros – erudito – JSTOR (marzo de 2018) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)

Leer más  ¿Cuándo salió Metro 2033 Redux?

Plinio el Viejo (23-79 d.C.) distinguía dos tipos de villas cerca de Roma: la villa urbana, una casa de campo a la que se podía llegar fácilmente desde Roma (u otra ciudad) para pasar una o dos noches; y la villa rustica, la casa de campo ocupada permanentemente por los sirvientes que generalmente estaban a cargo de la finca[cita requerida] El Imperio Romano contaba con muchos tipos de villas, no todas ellas lujosamente decoradas con suelos de mosaico y frescos. En las provincias, cualquier casa de campo con algunos elementos decorativos de estilo romano puede ser denominada “villa” por los estudiosos modernos[1]. Algunas eran casas de recreo, como la Villa de Adriano en Tívoli, que estaban situadas en las frescas colinas a poca distancia de Roma o, como la Villa de los Papiros en Herculano, en lugares pintorescos con vistas a la bahía de Nápoles. Algunas villas se parecían más a las casas de campo de Inglaterra, sede visible del poder de un magnate local, como el famoso palacio redescubierto en Fishbourne, en Sussex.

Insulae

La Malta romana ha sido objeto de numerosos estudios históricos y arqueológicos desde el siglo XVII. Sin embargo, la falta de excavaciones documentadas y el restringido número de yacimientos -sobre todo los que se encuentran dentro de los límites de las dos principales ciudades romanas- hacen que persistan numerosas zonas grises en nuestra comprensión de las islas bajo el dominio romano, independientemente de los numerosos estudios realizados hasta la fecha. Este artículo intenta ofrecer una visión general de los trabajos y estudios realizados hasta ahora y un debate sobre el consenso conocido en cuanto al conocimiento de los yacimientos, las poblaciones y las economías. Todo ello en un intento de ofrecer una imagen clara de lo que sabemos (y lo que no) sobre la Malta romana. Por último, comentaré las investigaciones y proyectos actuales y nuevos que están llevando a cabo diversas entidades locales e instituciones extranjeras para mejorar nuestro conocimiento de esta época histórica tan importante para las islas maltesas. Todo ello culmina con una propuesta de uso de un modelo predictivo que puede ayudarnos a identificar nuevos yacimientos y, en consecuencia, aportar nuevos datos sobre esta etapa.

Leer más  ¿Quién es la VTuber más famosa?

Arquitectura romana

En este artículo se propone un marco general para los datos relativos al trabajo de los metales en las fases postclásicas de las villas romanas de Italia entre los siglos V y VII d.C. Se han descrito las pruebas arqueológicas de la presencia de procesos de producción vinculados a la fabricación y el reciclaje de metales en algunas villas de especial importancia (como Mola di Monte Gelato, Colombarone, Aiano-Torraccia di Chiusi, Barricelle, Faragola), así como en aquellas con una documentación menos detallada. De la interpretación de estos yacimientos se desprende que las actividades metalúrgicas son un importante indicador para enmarcar las características sociales y económicas de los contextos posvillas entre la Antigüedad tardía y la Alta Edad Media.

Me gustaría dar las gracias a Gabriele Castiglia (Instituto Pontificio de Arqueología Cristiana), Veronica Testolini (Universidad de Sheffield) e Isabel M. Cook (Universidad de Sheffield) por sus sugerencias y por la corrección del inglés de este artículo.

1Desde una perspectiva global, la escala de la minería y la metalurgia en el Imperio Romano era tal que también podía evaluarse por sus efectos contaminantes1. Los procesos metalúrgicos en el sistema romano reflejaban la complejidad de las estructuras sociales, las trayectorias económicas y la múltiple sucesión de procesos especializados2. Se trata de un buen indicador de la relación entre las evidencias materiales y los patrones socioeconómicos, en particular para investigar la transición entre el periodo romano tardío y el inicio de la Alta Edad Media.